viernes, 17 de abril de 2015

Más del Bafici 2015: "El incendio", de Juan Schnitman



“El incendio”, cinta argentina de Juan Schnitman, narra el declive de la relación de una pareja. Ambos están a punto de comprar una casa, pero las grietas en el romance se van haciendo intolerables. Y los dos lo saben; y lo que es peor: lo sienten. Lo sienten en su día a día, en su trabajo, en esos momentos incómodos que pueden pasar juntos.

Esa idea de sentir es muy importante, porque la película parece impregnada de violencia. Pero no se trata de una violencia física, que explota de maneras más o menos viscerales: se trata de una violencia que está en lo cotidiano, en las pequeñas acciones, en los momentos aparentemente intrascendentes. Desde una discusión de pareja hasta un altercado en el lugar de laburo, pasando por aquellos situaciones en las que los personajes están solos y buscan encontrar algún tipo de solución a la tensa situación que viven.

“El incendio” es una película intensa, de sensaciones que explotan pero que lo hacen en los planos más cotidianos, en aquellos momentos en que uno podría pensar que no pasa nada, y sin embargo pasa de todo. Es como si el malestar mismo contagiara otros elementos de la vida de los personajes: de pronto, aquellas situaciones que uno puede relacionar al azar o a un hecho desafortunado de la misma cotidianidad se ven inmediatamente conectadas a esa sensación tensa, de situación que está a punto de explotar, como es la relación entre los personajes.


¿Y como se conectan? Pues la cámara en mano, de planos largos, de Schnitman, es la base para este retrato: nerviosa, sigue a los cuerpos de los personajes y los muestra de manera descarnada, mostrando su crispación en todos los niveles. En “El incendio”, no parece haber posibilidad de paz o de solución posible: hasta los momentos aparentemente más relajados (como la notable escena de sexo hacia el final de la película) están impregnados por una especie de crispación o de urgencia que hace recordar en algo al cine de Casavettes.  El director argentino coloca la violencia como una conviviente más de la relación, relación de la que somos testigos del triste y lento final. De ahí la sensación de inquietud que genera el filme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada